La psiquiatra de Maradona cambió sus claves luego de la muerte del astro.

by Maria Fernanda Rey
0 comment

Los fiscales que investigan la muerte de Diego Armando Maradona accedieron a la información que contenían los celulares secuestrados a la psiquiatra Agustina Cosachov y comenzaron con el peritaje de los dispositivos.

Cosachov es una de las dos profesionales que estaban a cargo de la salud de exfutbolista que falleció en noviembre. Se trata de dos iPhone (un 6 Plus y un SE) que fueron secuestrados en la casa de Cosachov, en Palermo, el 1 de diciembre pasado.

Este lunes la psiquiatra, a través de su abogado Vadim Mischanchuk, aportó la clave que faltaba para ver el contenido de los teléfonos en la nube iCloud.

“Se pudo acceder a toda la información de los dos teléfonos celulares y además, por una quinta contraseña, se pudo acceder al backup automático que se había hecho en la nube de la cuenta de iCloud”, dijo el abogado de la psiquiatra en la puerta de la fiscalía.

El peritaje se realiza en la sede de la fiscalía general de San Isidro, ubicada en la calle Acassuso 476, el búnker elegido por los tres fiscales que firman y llevan adelante el expediente, Laura Capra, Patricio Ferrari y Cosme Iribarren. Según las fuentes, se trata de un peritaje que llevarán a cabo expertos en informática de la Policía Judicial, que intentarán acceder a la información de ambos celulares introduciendo claves de forma manual.

Los teléfonos ya habían sido peritados el 11 de diciembre pasado con el UFED (Dispositivo Universal de Extracción Forense, según sus siglas en inglés), pero solo se logró acceder a la información que había en ese momento en los celulares, pero no a los datos guardados en iCloud, es decir en la nube, ya que tenía una contraseña que no fue aportada por la psiquiatra.

“Tenía información encriptada y la encriptación no permite visualizar el contenido de la información extraída del celular con UFED”, dijo a Télam un investigador, quien explicó que la maniobra para guardar la información fue realizada el día posterior al allanamiento que realizaron los fiscales a la casa del médico Leopoldo Luque, el otro médico involucrado en la causa.

Los expertos en informática lograron determinar que el 30 de noviembre pasado a las 9 de la mañana, la psiquiatra realizó una copia de seguridad de ambos teléfonos y colocó una clave, distinta a la de apertura de los teléfonos, por lo que todos esos datos guardados no pudieron ser visualizados.

La idea es poder extraer toda la información referida a los tratamientos médicos de Maradona contenida en los celulares, las PC y tablets secuestradas en el marco de la investigación, así como también las comunicaciones y mensajes que hayan tenido las personas investigadas sobre los momentos previos, concomitantes y posteriores al deceso del “10”.

Mischanchuk sostuvo que “circularon versiones malintencionadas que decían que Agustina había borrado información o que había encriptado información para ocultarla. Agustina no intentó ocultar ni borrar pruebas en el celular”. Cosachov ya había aportado las claves, pero no la del encriptado, lo que finalmente sucedió hoy.

Maradona murió a los 60 años el 25 de noviembre pasado al mediodía, en una casa que su familia había alquilado en el barrio privado San Andrés, de Tigre, a dos semanas de su externación de la Clínica Olivos, donde había sido sometido a una neurocirugía por un hematoma subdural en el cerebro.

La autopsia determinó que el “10” murió como consecuencia de un “edema agudo de pulmón secundario a una insuficiencia cardíaca crónica reagudizada” y descubrieron en su corazón una “miocardiopatía dilatada”.

Comparte
0 comment

También te puede interesar

Leave a Comment