#Fe ¿Cómo rezarle al santo del trabajo?

by Federico Rey
0 comment

Recurrir a la fuerza de la fe es uno de los caminos más recorridos por los creyentes. Será por eso que la devoción a San Cayetano de Thiene, el Santo del pan y el trabajo para los católicos, reúne cada vez más adeptos. Este año, en contexto de pandemia no veremos las largas colas de pregrinación, por eso te dejamos una reseña de este santo y como rezarle desde la comodidad de nuestra casa.

Cayetano nació en Venecia, Italia, en1480, pasó su vida distribuyendo sus riquezas y haciendo caridad con los más necesitados. Perteneció a una ilustre familia  que lo consagró a Jesús antes de nacer, por eso se llama Cayetano de Santa María. Falleció el 7 de agosto de 1547 y fue canonizado por el  Papa Clemente X en 1670, luego de examinar numerosos milagros.

En 1504 se recibió de abogado en la Universidad de Padua. Luego, en Roma el Papa Julio II lo nombra Protonotario apostólico y Camarero Pontificio. En 1516 fue ordenado sacerdote y entra en la Cofradía del Divino Amor. En Vicenza se unió a un grupo de gente devota a los cuales prepara para atender a enfermos incurables. Fundó en Roma una congregación de clérigos llamada Teatinos, por haber sido el primer superior el obispo de Teati.

Se conoce en su vida dos datos asombrosos: En una oportunidad, orando se le aparece Jesús que lo invita a poner sus labios en su llaga del costado para que gustase de su amor divino. En el final de su vida, estando enfermo su médico le ordena dormir en una cama blanda, por lo que Cayetano le responde: “Mi salvador murió en la cruz; dejadme pues, morir también sobre un madero”. Recibe los últimos sacramentos y tiene un éxtasis donde se le aparece la Virgen acompañada de ángeles y allí muere.

En su estampa se lo ve con el niño Jesús en brazos, una vara de lino, símbolo de fuerza; y una espiga de trigo, símbolo de pan y trabajo que se pide a Dios por su intercesión.

Acá te ofrecemos una oración y un himno para rezarle al Santo cada vez que lo necesites. Podés acompañar el rezo con una vela blanca encendida para iluminar tu pedido o agradecimiento.

ORACION A SAN CAYETANO

Glorioso San Cayetano, Tú pasaste por la vida viendo a Cristo en los hermanos, especialmente a los más necesitados, y experimentaste la asistencia providencial de Dios. Ayúdanos a construir una sociedad en la que todos participemos con nuestro trabajo y podamos reencontrar los valores que nos fueron arrebatados: la solidaridad, el respeto, el bien común, la honestidad y la alegría.

HIMNO A SAN CAYETANO

Padre glorioso, San Cayetano
traigo en mis manos mi corazón,
con la esperanza y la confianza
abro mi alma con mi oración.

San Cayetano danos la paz
danos trabajo, danos el pan.
Siempre vivamos en alegría
en la justicia y en el amor.

Cuando en mi alma sienta tristeza,
cuando mi alma sienta dolor,
dame paciencia, dame tu fuerza,
ayúdame mi protector.

Muéstrame siempre, San Cayetano,
al Niño Dios, mi Salvador,
que en su mirada vea el amor
y en sus bracitos, paz y unión.

Siempre tú fuiste, San Cayetano,
desde el cielo, mi protector,
no me olvides en esta vida,
dame siempre tu bendición.

 

Comparte
0 comment

También te puede interesar

Leave a Comment